MENÚ
Situaciones habituales e inesperadas
¿Sabes cómo maniobrar en situaciones habituales de tráfico? ¿Sabes cómo reaccionar ante situaciones inesperadas, como el mal tiempo, una avería o un accidente en la carretera?
VER SUBMENÚ
Situaciones inesperadas

Situaciones inesperadas

Conducir por la noche, o con lluvia, viento o nieve no es aconsejable, pero a veces no tenemos más remedio que hacerlo. También hace falta estar preparados para reaccionar correctamente en caso de avería o accidente.

Conducir de noche

Por la noche hay menos visibilidad, se produce el deslumbramiento de los faros de otros vehículos y, a menudo, estamos más cansados. La primera decisión es evitar conducir de noche. Pero si es inevitable, sigue estos consejos:

CONSEJOS

  • Regula los faros para mejorar la visibilidad y evitar deslumbrar a otros usuarios.
  • Regula expresamente los espejos retrovisores para minimizar los reflejos molestos de las luces de otros vehículos.
  • No lleves las luces interiores del coche encendidas: reducen la visión exterior.
  • Mantén en buen estado los limpiaparabrisas y el nivel del líquido, para poder limpiar el parabrisas si conviene y evitar reflejos molestos.
  • Si usas gafas, procura llevarlas también limpias para evitar reflejos. La mejor opción son los cristales antirreflejantes.
  • Aumenta la distancia de seguridad y adapta la velocidad al área iluminada.
  • Ten en cuenta que por el camino puedes encontrar a peatones o ciclistas, que son especialmente vulnerables, y puede que no los veas enseguida, especialmente en zonas mal iluminadas.
  • Si llevas las luces largas encendidas, cambia a cortas cuando te cruces con otro vehículo, o si llevas uno delante. Si te deslumbran, avisa con una ráfaga, no mantengas las luces largas. Cambia a cortas también si te cruzas con un peatón.
  • Evita los adelantamientos en condiciones nocturnas, ya que es una maniobra de elevado riesgo.
  • Ten mucha precaución en carreteras secundarias que estén cerca de zonas boscosas o campos: algunas especies animales son especialmente activas al amanecer y al atardecer, y pueden cruzar la carretera a tu paso.
  • Si notas lagrimeo y picor en los ojos o somnolencia, detente y descansa.
  • Si eres socio del RACC, recuerda que ante cualquier incidencia a cualquier hora, tienes a tu disposición el servicio de Asistencia Mecánica 24 horas.

 

Conducir con lluvia

  • Evita conducir en caso de alerta de lluvias fuertes.
  • Reduce la velocidad.
  • Lleva las luces encendidas en cualquier tipo de vía.
  • Mantén los retrovisores, los faros y los cristales limpios de gotas de agua.
  • Aumenta la distancia de seguridad con el vehículo que te precede.
  • Ten los limpiaparabrisas en buen estado de conservación, puesto que con el paso del tiempo se endurecen y evacuan peor el agua.

 

Conducir con viento

  • Evita conducir ante una alerta de fuertes vientos.
  • Mantén la distancia de seguridad, principalmente con los camiones.
  • Evita adelantamientos, especialmente a camiones.
  • Agarra fuerte el volante.
  • Permanece atento a la señalización sobre viento en carretera y a las noticias del tiempo.

 

Conducir con niebla, nieve o frío intenso

  • Evita conducir si hay aviso meteorológico de nieve, niebla o frío intenso.
  • Lleva cadenas o equipa el coche con neumáticos de invierno. Recuerda que antes de partir es importante practicar cómo ponerlas.
  • Garantízate una buena visibilidad manteniendo limpios los cristales, los espejos y los faros, y utiliza las luces antiniebla si se presenta esta circunstancia.
  • Revisa los niveles de los líquidos anticongelante y del limpiaparabrisas.
  • Revisa el estado de la batería. Llevar unas pinzas puede ser muy útil en caso de tener que cargarla con la ayuda de otro vehículo.
  • Guarda en el coche una linterna, unos guantes y una manta para estar preparado en caso de avería en la nieve.
  • Lleva el depósito de gasolina lleno para poder utilizar la calefacción si el vehículo queda inmovilizado en espacios abiertos. Recuerda, sin embargo, que no debes poner nunca la calefacción del coche en espacios cerrados, como un garaje, para evitar una intoxicación por inhalación de monóxido de carbono (CO).
  • En condiciones de muy bajas temperaturas, hay que vigilar que el gasóleo no se congele.
  • Llévate un teléfono móvil con suficiente nivel de carga para hacer una llamada de emergencia, si es necesario.
  • Antes de salir, consulta el estado de las carreteras para localizar la ruta óptima y más segura. En nuestra web racc.es y en la app Infotransit te ofrecemos información en tiempo real.
  • Aumenta la distancia de seguridad.
  • Circula con las luces cortas siempre puestas.
  • Sigue el trazado de las roderas de otros vehículos.
  • Reduce la velocidad y procura no acelerar o frenar bruscamente, y circular con marchas largas.

En caso de avería o de algún problema, puedes recurrir al servicio de Asistencia mecánica 24 horas del RACC.

 

Qué hacer en caso de avería

  • Si sufres una avería o un pinchazo mientras estás circulando, mantén la calma y procura aproximarte progresivamente al arcén. Si ya circulabas por la derecha, lo tendrás más cerca.
  • Apaga el motor y enciende las luces de emergencia.
  • Ponte el chaleco reflectante y baja del coche con precaución y por el lado derecho, si es posible. No se puede estar fuera del coche sin llevar el chaleco puesto.
  • Si la carretera es de dos sentidos, pon un triángulo de aviso de avería delante y otro detrás del coche, ambos a 50 metros. Es mejor mantenerse fuera de la calzada, incluso del arcén.
  • Si circulas por autopista, colocando un trinagulo de aviso de avería posterior, a 50 metros, es suficiente. En la autopista es mejor situarse fuera de la calzada, tras la barrera de seguridad.
  • Viaja siempre con un teléfono móvil y un cargador para poder avisar.
  • Llama a tu club de asistencia en carretera. El RACC vendrá al lugar de la avería a hacer la asistencia técnica. Si no puede solucionarla en aquel momento, te acompañará al destino o al punto de origen del trayecto y llevará el coche al taller correspondiente. Si eres socio del RACC, tienes a tu disposición la red de talleres RACC.
  • Lleva apuntado y grabado en el móvil el teléfono del RACC de asistencia en carretera, jurídica y sanitaria 24 horas: 902156156.

 

Qué hacer en caso de accidente leve

  • Si sufres un accidente leve, ante todo, mantén la calma.
  • Procura apartar el coche de los carriles de circulación y estacionarlo en el arcén, si estás en una carretera o autopista.
  • Apaga el motor, pon el freno de mano y enciende las luces de emergencia.
  • Si estás en carretera o en autopista, ponte el chaleco reflectante y señaliza el vehículo con los triángulos.
  • Lleva siempre el teléfono móvil cargado y un cargador en el coche.
  • Llama al 112. El servicio de emergencia coordinará todos los efectivos de asistencia mecánicos y/o sanitarios necesarios.
  • Lleva apuntado y grabado en el móvil el teléfono del RACC de asistencia en carretera, jurídica y sanitaria 24 horas: 902156156.
  • Ten siempre en el coche los impresos para hacer una declaración amistosa de accidente, en su caso.

 


Al navegar por este sitio aceptas el uso de cookies propias y de terceros para análisis, contenido personalizado y publicidad. Saber más.