MENÚ
Otras enfermedades que afectan a la conducción
La diabetes, las enfermedades cardiovasculares, la artritis y enfermedades como el Parkinson o el Alzheimer son incompatibles con la conducción.

Además de la pérdida normal de capacidades físicas y cognitivas que conlleva envejecer, el médico de cabecera debe controlar otras enfermedades que pueden afectar a la conducción. La diabetes, las enfermedades cardiovasculares, la artritis y ciertas enfermedades neurodegenerativas, como el Parkinson o el Alzheimer, son incompatibles con la acción de conducir.

El médico de cabecera debe vigilar y alertar a la persona mayor conductora y sus familiares más cercanos del riesgo que conlleva continuar conduciendo si padece alguna de estas enfermedades. Derivar al médico especialista correspondiente y recomendarle un test de sus habilidades para conducir son medidas preventivas, especialmente en los periodos entre revisiones para renovar el permiso de conducir.



Al navegar por este sitio aceptas el uso de cookies propias y de terceros para análisis, contenido personalizado y publicidad. Saber más.