MENÚ
Trastornos del sueño
El insomnio y la apnea del sueño son los trastornos del sueño con efectos negativos sobre la seguridad vial más habituales entre las personas mayores.

Insomnio

Los efectos del insomnio crónico se pueden tratar con las siguientes medidas:

  • Procurar evitar prescribir medicación para dormir (somníferos, antihistamínicos suaves) a personas mayores que tienen que conducir. Los somníferos no resuelven el problema a largo plazo y pueden generar dependencia y/o adicción.
  • Aunque la depresión puede causar insomnio, la prescripción de medicamentos debe hacerse con moderación y advirtiendo la persona mayor que los antidepresivos y los ansiolíticos tienen efectos sobre la conducción.
  • Recomendar cenas suaves y que antes de ir a dormir no tomen estimulantes como café, té, bebidas de cola o chocolate.
  • Recomendar evitar siempre el alcohol y el tabaco, principalmente antes de acostarse o antes de conducir.
  • Recomendar realizar ejercicio moderado por la tarde o al anochecer.

 

Apnea del sueño

La apnea del sueño consiste en episodios durante los que la persona afectada deja de respirar momentáneamente mientras duerme. Roncar suele ser un aviso previo a este trastorno, que muchas veces ni siquiera es detectado por el afectado.

La apnea del sueño, que afecta más a los hombres, las personas mayores y las personas obesas, provoca somnolencia diurna, sobre todo en acciones automatizadas como la conducción.

Si sospecha que la persona mayor puede sufrir apnea del sueño, es aconsejable derivar al paciente a un neurólogo especialista en sueño. Este realizará un estudio que determinará si es necesario o no utilizar un dispositivo CPAP (máscara conectada a un ventilador) para garantizar que tenga un sueño reparador y saludable mientras duerme.

 

 



Al navegar por este sitio aceptas el uso de cookies propias y de terceros para análisis, contenido personalizado y publicidad. Saber más.